sábado, julio 01, 2006

ROSKILDE, TERCER DIA, SABADO 1 DE JULIO

Ah, debo decir que el tercer dia de Roskilde fue el de los grupos estadounidenses de folk-rock. Muy bueno el duo de guitarra electrica y bateria de TWO GALLANTS y ex-ce-lente los SILVER JEWS, una banda de tres guitarras bien al frente, una bajista y un batero monolitico. Gran rock con lineamientos country-folk y algo de Paisley Underground, un poco a mitad de camino entre Eagles, New Riders of the Purple Sage y The Dream Syndicate. Tremenda furia guitarrera y grandes canciones, con un dejo de melancolia aqui y una furibunda declaracion de principios alla.
Luego en el escenario Ballroom siempre hay algo latino para sacudir las tabas. Esta vez fue un banda de salsa de exiliados cubanos, peruanos y hasta un argentino. Se llaman MERCADO NEGRO y levantaron el polvo del Ballroom como pocos. Otra cosa fuerte, muy fuerte fueron los holandeses THE EX. Banda punk-new wave a la vieja usanza, tipo Wire, experimentales, de dientes apretados y densas declaraciones, los Ex pasearon electricidad, actitud, temas, en fin... los decanos de la escena indie experimental punk holandesa siguen pelando como para resultar relevantes y actuales, tipo Laibach, tipo Suicide. Algunos muchachos se las arreglan para no envejecer. Bueno, todos muchachos no: la bateria la toca una chica y tiene una fuerza en esos biceps que te la voglio dire... PRIMAL SCREAM mato. Se reinventaron como una banda de trance guitarrero y se la siguen bancando. La gente los amo. Tocaron bajo el calor de la tarde y entretuvieron con un set bien armado y de material sustancioso. Basta!! Me voy a ver a TOOL.
Ya estoy de vuelta. Un renglon mas abajo, pero entretanto pasaron unas cuatro horas. Cuatro horas para ver el set demoledor de Tool. Un escenario baniado en rojo, como la boca misma del infierno, con las pantallas laterales agregando mas detalles a la escenografia, como ya es costumbre de la banda, Tool manejo a gusto sus estructuras densas, esas madejas que bajan como olas en suspension, machacantes, inmisericordes, como un eco de la inestabilidad de nuestra psiquis en estos tiempos. El escenario se vuelve purpura para otra tonalidad emocional, siempre en la gama de la angustia casi confesional pero a la vez persistente en la resistencia, como diciendo: "aqui estoy, no la paso bien pero me la banco y alguien, a la larga, va a pagar por todo esto..." La pantalla muestra esos zomboides, esos humanoides que pueblan los videos pesadillescos de Tool y pasan los temas de sus varios albumes, incluyendo, obviamente, 10000 Days. Al rato, despues de haber satisfecho mi dosis de Tool, me voy a buscar algo completamente distinto: el funk como religion. GEORGE CLINTON y PARLIAMENT/FUNKADELIC. El lugar es la carpa mas importante, el segundo escenario de Roskilde: la Arena. Y pronto estamos a merced del mago del funk y sus 20 companieros de culto. "To the windows, to the walls, to the sweat going down my balls", Clinton no se preocupa por ser p0liticamente correcto. El quiere que las 5000 personas que pueblan la Arena bailen funk y funk han de bailar. "Get up for the dance floor, everybody get up" Y todos -que ya estaban parados, porque asientos no hay- se ponen a bailar porque no hay remedio: el ritmo te lleva, el ritmo te contagia. Y ademas el escenario es indescriptible: una seccion de vientos poderosa, teclados, bajo, bateria, guitarra y varios cantantes, masculinos y femeninos, se turnan para tirar las estrofas. Y siempre el funk, el inimitable, el ineludible funk que penetra por los poros. Pero ademas, hay diversion. Una chica baila en patines, un moreno vestido de blanco con un atuendo que semeja un oso polar pela un cartel anti-Bush con una leyenda simple: "Fuck George". Como riendose de la edad promedio de sus musicos historicos, hay un guitarrista vestido solamente con un panial geriatrico. Clinton tiene unas trencitas rastas de color rosa y dirige la ceremonia. Hay 2, 3, 4 cantantes embarcados en una trenza de canto y respuesta. Solo de trompeta. Solo de saxo. Y el funk, que nunca para. Ya todos bailan los unos con los otros. No hay mas nacionalidades, solo un idioma unico: el FUNK. Clinton, Parliament, Funkadelic pasea por "Free your mind and your ass will follow", el tipo vestido de oso polar se contorsiona y toca su cabeza con sus propios pies. La gente empieza a subir al escenario y ya hay mas de 30 personas alli arriba. Caliente, muy caliente. Y todo termina, graciosamente, con un pot-pourri de clasicos del rock and roll, desde "Whola lotta shakin goin on" a "Lucille", como si Clinton quisiera decirnos que a esa tambien se pueden subir. Que capos!! Que mas puedo decir? Quedan un par de artistas mas pero Clinton se robo la ultima parte de la noche. Esta por ahi Kanye West, hay mucha gente. Es prolijo y tiene arrastre, pero el viejo Clinton fue como un magneto y yo quede pegado. Veo a los franceses Phoenix... pop, si, pop, pero no me mueven un pelito. No se si sera la hora avanzada o el agujero negro del funk de Clinton. Creo que lo mejor es buscar el remanso del lecho. Maniana sera otro dia. Desde Roskilde etcetera etcetera etcetera. A.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

QUIERO FOTOS!!!!!!!!!!!!!!!

Christian


christiang.pereira@gmail.com

eduardomarce@argentina.com dijo...

me podés decir si en la formación de P/Funk había algunos de los históricos? (o sea, Bernie Worrel, Bootsy, alguno de esos)